Archivo de la categoría: Usos

Cada instalación requiere su sistema

Imitando a la naturaleza

Las plantas obtienen la energía necesaria para vivir del sol, a través del proceso de la fotosíntesis.
En este proceso, la planta usa la energía de los fotones que capta para disociar el agua (H2O) en sus componentes, H (hidrógeno) y O (oxígeno) y crear compuestos orgánicos usando el C (carbono) del dióxido de carbono (CO2) del aire. Es decir, la planta necesita para vivir aire (especialmente el CO2), agua y luz. Aparte necesita pequeñas cantidades de otros elementos, que captan a través de las raíces, pera crear otros compuestos esenciales, usando igualmente la energía de los fotones absorbidos.
En este proceso, se libera O2 y se consume CO2. Medir tanto el CO2 que la planta consume, como el O2 que libera, nos permite medir con bastante precisión la fotosíntesis. La fotosíntesis es el motor que mantiene la planta, y mantenerla en sus mejores niveles es lo que nos permite mejorar la productividad de los cultivos.
De los tres factores nombrados, aire (CO2), agua y luz, la fotosíntesis está limitada por el que se acabe antes. Así pues, podemos tener la mejor iluminación del mundo, que si no hay suficiente CO2 disponible, la planta no crecerá.
Los aspectos lumínicos que rigen la fotosíntesis, se refiere a condiciones en que no hay limitación de aire y agua, que es lo que todo buen cultivador debe procurar. Un aspecto esencial a entender de la fotosíntesis es que está directamente relacionada con el número de fotones absorbidos por la planta.

En la naturaleza estos fotones los proporciona el sol, que es realmente quien hace que la naturaleza gire.

Hay que separar en dos ese concepto: Por un lado, hablamos de número de fotones, no de energía, ni mucho menos de lumens:  1 Watt de fotones azules contiene muchos menos fotones que uno de fotones rojos (directamente proporcional a sus longitudes de onda). Cuantificando más concretamente, 1 Watt de fotones de longitud de onda de 650nm (rojo) contiene 650/450 (un 44%) más fotones que un Watt de 450nm.

Cuando pretendemos usar luces artificiales, este concepto es esencial pues es mucho más eficiente (en términos energéticos) producir fotones rojos que azules. No es casual que las plantas usen mejor que ningún otro fotones de 670nm de longitud de onda, que por otro lado son los más abundantes en la superficie terrestre. No obstante, la mayor cantidad de energía se recibe en forma de fotones verdes, que son los que peor usan las plantas.

Como impulsora de la fotosíntesis, la luz es fundamentalmente importante para la producción de los cultivos. El desarrollo y crecimiento de la planta son influenciados significativamente tanto por la cantidad como por la calidad de la luz. En este ámbito se debe hablar de la luz como cantidad de partículas o fotones y en ningún caso como lúmenes o watts. El objetivo de nuestras luminarias de crecimiento es generar exactamente el tipo de luz o longitudes de onda que absorben las plantas en el proceso de fotosíntesis. A este tipo de luz se le conoce como PAR.

En esta línea y tras varios años invirtiendo en I+D+I, hemos desarrollado una serie de luminarias que revolucionarán el cultivo vegetal.

Así pues, trabajando sobre determinadas longitudes de onda se consigue un elevado nivel de PAR, lo que se traduce en un mayor rendimiento.  Además de esto y con el exclusivo sistema de alimentación de estado solido (SSD) se logra una alta eficiencia energética que permite a los nuevos cultivadores aplicar la última tecnología LED.

Con la combinación de los mejores diodos Led con su selección de longitud de onda específica y nuestro sistema de alimentación SSD hemos conseguido una emisión de LUZ PULSANTE con muy alta tasa de eficiencia fotosintética ideal para la horticultura interior, mejorando la calidad en las plantas resultantes. Además, la reducción del consumo de energía en un ambiente controlado tiene un impacto directo en sus costos en calefacción y refrigeración.

En esta línea les presentamos dos series de luminarias que abarcan la práctica totalidad de necesidades del mercado, por un lado la serie araña,

realizada con chasis de aluminio de alta pureza, con el que garantizamos una excelente conductividad térmica y una alta resistencia a la corrosión.  Provisto de una cobertura opal que permite conseguir un efecto anti deslumbramiento y un color uniforme con una transmisión de la luz del 80%.,  se trata de luminaria con sistema de fijación HOOK, para una fácil y rápida instalación o sustitución que la hace ideal para su instalación tanto en armario como en estructuras industriales.

Disponible en varias potencias y dimensiones adjuntamos la ficha técnica de las distintas posibilidades:

También disponemos de un modelo lineal de 150 W, que trabaja en el rango de 465 a 670 nm, de unas dimensiones de 1,2 metros de longitud y 15 cm de ancho, para instalación en zonas diáfanas, cuyas características técnicas son:

Con lo que se dispone de gama para las distintas aplicaciones y logros obtenidos como son el cultivo de 70 Kg de tomate por metro cuadrado, con un aumento del 30 al 40% en la productividad:

 Utilización de alumbrado led en un invernadero de minitomates para conseguir aumentar su productividad:

Para reforzar las horas de luz de los invernaderos y mejorar la potencia lumínica que las plantas reciben del sol, es una buena forma de mejorar las cosechas o de cultivar vegetales lejos de sus lugares de origen creando así un medio ambiente semicontrolado.
Como ejemplo indutrializado de utilización, presentamos el siguiente huerto, con una superficie equivalente a la mitad de un campo de fútbol, y que ya está produciendo 10.000 lechugas al día. «Yo sabía cómo cultivar buenas verduras desde el punto de vista biológico y quería integrar ese conocimiento con el hardware para hacer que las cosas sucedan», explica gráficamente Shimamura . Shimamura dice que este sistema permite que las lechugas crezcan llenas de vitaminas y minerales dos veces y media más rápido que en un huerto al aire libre:

En definitiva un mundo nuevo para el cultivo de plantas, con una mejora en el rendimiento y la productividad a un coste muy reducido gracias al I+D+I que supone nuestro led sin driver, lo que garantiza además la fiabilidad total del sistema.

                                                                                        Fdo.:  César Estañol Amiguet                                                                                           Director comercial GEALED                                                                                     e-mail: gealed@ledsindriver.es                                     Tfno.: 964673867

Alumbrado en instalaciones deportivas

Las instalaciones deportivas plantean en general una problemática común en el alumbrado de las mismas.

En primer lugar, requieren muchos proyectores de mucha potencia, lo que supone una potencia elevada contratada a la empresa suministradora del servicio por un lado y un cableado de grandes secciones, para evitar las caídas de tensión propias de instalaciones de potencia en las que hay mucha distancia entre los cuadros eléctricos y los focos de alumbrado.

Los proyectores utilizados por regla general son de lámparas de descarga, vapor de sodio o halogenuros metálicos, lo que supone que en caso de apagado del alumbrado, requiere se enfríen los equipos por lo que no se dispondrá de nuevo de alumbrado hasta que no pasen unos 10 minutos aproximadamente.

Estas lámparas de descarga utilizadas tienen una pérdida de rendimiento muy importante a lo largo del tiempo, lo que provoca que a los meses de la instalación, el nivel lumínico en la instalación se reduzca considerablemente.

Coste elevado de la reposición de las lámparaectores y a la difícil accesibilidad a los mismos y la dificultad de su manipulación por estar al aire libre.

Con el cambio lumínico generalizado al alumbrado led, se consigue solucionar la mayor parte de estos problemas, pero ojo, si no se hace de forma profesional y con un fabricante adecuado y de calidad contrastada, nos podemos encontrar con una mala solución que agrave y no solucione el problema que teníamos.

1.- Luminarias de potencia suficiente.

 Para sustituir luminarias de potencia hasta 400 W, cualquier fabricante puede dar una solución óptima, con mayor o menor potencia.  Así pues con un proyector de calidad contrastada como gealed, podemos sustituir el nivel lumínico de un proyector de halogenuros metálicos de 400 W por un proyector de 150 W led, proporcionando 18000 lúmenes reales.   Ahora bien, si disponemos de proyectores de 1000 W o 2000 W, no todos los fabricantes disponen de la tecnología que garantice la sustitución adecuada del producto. Presentamos los proyectores de 500 W y 1000 W led sin driver, que proporcionan 65000 lumenes y 131000 lumenes reales respectivamente.

2.- Fiabilidad profesional.

La fuente de alimentación de los sistemas led está compuesto por un sistema electrónico de elementos pasivos cuya vida útil es mucho menor que la de los diodos led, por lo que solo asegura realmente la vida útil del led el sistema SSD led sin driver, por lo que para solucionar la durabilidad definitiva de los sistemas de alumbrado hay que apostar por luminarias led sin driver.

3.- Calidad lumínica.

Las luminarias led fabricadas con los estándares europeos, garantizan la curva lumínica mediante el aporte de los ficheros IES de cada una de las luminarias, de forma que se pueden introducir en el dialux y obtener una simulación real del resultado final de la instalación.  Otro de los factores importantes en instalaciones deportivas específicas para transmisión por televisión es el índice CRI, que debe alcanzar valores superiores a 90 para alta definición y superiores a 95 para 4K, muy común en retransmisiones de pádel pro tour, tenis ATP, fútbol, baloncesto o cualquier deporte de competición.

Con todo ello podemos acometer con total garantía el estudio y posterior ejecución de todo tipo de instalaciones deportivas, desde la instalación más exigente en cuanto a requerimientos lumínicos y fiabilidad, hasta la instalación deportiva para usuarios de carácter lúdico o social, que dispondrán del mejor producto profesional al mejor precio.

 Con resultados estudiados a priori, por lo que evitamos sorpresas en la instalación, ni en el momento del montaje, por disponer de las luminarias de menor peso y volumen del mercado al evitar la costosa y pesada fuente de alimentación, ni en la puesta en marcha, por disponer del resultado lumínico de antemano, ni durante la vida útil de la luminaria, por eliminar la fuente de alimentación, gracias a nuestro patentado sistema SSD que funciona alimentar directamente la luminaria a 230 V, garantizando la vida útil y por lo tanto el rendimiento y la fiabilidad de la misma.

Y todo ello con un producto fabricado íntegramente en España, con todos los estándares de calidad europeos y al precio más competitivo, gracias a nuestro sistema totalmente automatizado de producción, lo que nos permite ser líderes del mercado lumínico led.

                                                                                          Fdo. César Estañol Amiguet                                                                                              Director comercial Gealed                                                                                                           www.ledsindriver.es                                                     gealed@ledsindriver.es

SOLUCIONES DE ALUMBRADO LED PARA NAVES INDUSTRIALES

Tradicionalmente el alumbrado general en naves industriales se ha implementado con campanas de lámparas de descarga.    Se trata de obtener un alumbrado general en instalaciones de mucha superficie y altura , para usos normalmente poco precisos como son los procesos industriales con maquinaria pesada, los procesos productivos con trasiego de mercancías, los almacenamientos de materias primas o productos terminados…

Primero se utilizó la luz mezcla, que era una lámpara incandescente con un gas que mejoraba el rendimiento de aquella funcionando directamente conectada a la red.  Después apareció el vapor de mercurio, con mayor rendimiento que las anteriores, pero que precisaba ya de un equipo de arranque para su funcionamiento.  Después apareció el vapor de sodio, y finalmente las lámparas de halogenuros metálicos, que se generalizaron debido a su rendimiento lumínico y a la buena descripción cromática que proporcionaban.

Las potencias normalmente instaladas eran de 250 W para naves de 5 o 6 metros de altura, y 400 W para naves de mayor altura.

Esta era la única forma de iluminar grandes naves industriales con el menor coste posible de instalación.

Estas luminarias, provistas de equipo de arranque compuesto por una reactancia y un arrancador, consumen debido a estos equipos aproximadamente un 20% más, lo que supone consumos superiores a 280 W y 450 W respectivamente.

Además se da la circunstancia que las lámparas de halogenuros metálicos reducen con el tiempo de forma considerable la luminosidad que ofrecen, debido a un deterioro en el gas de su interior, lo que además aumenta el consumo de la luminaria.

Si hubiese que iluminar una nave industrial con alumbrado fluorescente habría que llenar de puntos de luz todo el techo, para obtener un nivel lumínico aceptable.

El fluorescente, en el sector industrial se utiliza para alumbrado puntual de procesos, como son líneas de producción o mesas de trabajo.

El nivel lumínico necesario en una industria depende en gran medida de la actividad a realizar en la misma.  Una iluminación inadecuada en el trabajo puede originar fatiga ocular, cansancio, dolor de cabeza, estrés y accidentes.  El grado de seguridad con el que se ejecuta el trabajo depende de la capacidad visual y ésta depende, a su vez, de la cantidad y calidad de la iluminación. Un ambiente bien iluminado no es solamente aquel que tiene suficiente cantidad de luz.

En una misma planta industrial puede haber distintas áreas destinadas a diferentes actividades o procesos, y cada una de ellos tiene unos requisitos o necesidades de iluminación concretos, que podrían servir como base.

Industria de alta precisión, área de producción: 1000 a 3000 lux.
Industria de precisión, área de producción: 600 a 2000 lux.
Industria ordinaria, área de producción: 300 a 800 lux.
Industria basta, área de producción: 200 a 600 lux
Talleres de montaje de piezas pequeñas: de 500 a 1200 lux.
Talleres de montaje de piezas medianas: de 300 a 1000 lux.
Trabajos muy finos en banco o máquina: de 1000 a 3000 lux.
Depósitos y almacenes: entre 50 y 400 lux.
Embalaje: entre 100 y 400 lux.
Cámaras frigoríficas: entre 100 y 250 lux.

Siendo los niveles mínimos exigidos por el Reglamento de Seguridad e higiene en el trabajo:

Lo mejor para adecuar una instalación a estos niveles con la menor inversión posible sería remitirnos las dimensiones y altura de la nave y el uso de la misma, para definir las luminarias y cantidad de ellas para obtener una óptima y eficiente iluminación.

En el caso de adecuación de alumbrado existente, las luminarias led sin driver industriales que fabricamos, proporcionan un nivel de alumbrado tal que nuestras campanas de 150 W proporcionan mayor nivel lumínico que cualquiera de las instaladas en la actualidad de 400 W y nuestras campanas de 100 W proporcionan mayor nivel lumínico que cualquiera de las instaladas en la actualidad de 250 W, que son las que normalmente se utilizan.

Como el sistema utilizado tradicionalmente para el alumbrado ha sido el de campanas industriales, lo mismo se ha traducido ahora a los sistemas led, utilizándose luminarias led sin driver con reflector para varios ángulos de apertura normalmente 90º.

El problema que existe con este tipo de alumbrado es que si la altura de la nave es de 5, 6 o incluso 7 metros, el haz proyectado del led crea un efecto de luces y sombras que no es demasiado agradable, por lo que hemos desarrollado una campana para alumbrado industrial de 120º de apertura de haz, lo que proporciona para estas alturas una uniformidad perfecta a la vez que un óptimo nivel de alumbrado.

Una luminaria con un diseño industrial, dotada de un rendimiento de hasta 135 lúmenes/Watt, pudiendo utilizarse tanto en la versión campana de alumbrado industrial, mediante la fijación tipo hook o como proyector mediante la lira de fijación.

Como todos los productos fabricados en España por Gealed, la descripción cromática es superior a 0,8 (CRI > 0,8), el factor de potencia superior a 0,9 (cos fi > 0,9), fiable 100% al no disponer de fuente de alimentación sustituida por nuestro exclusivo sistema SSD que permite que la luminaria cuente con la misma vida útil que el propio diodo led (vida útil > 40000 h) y regulables de 0 a 100 de su potencia nominal.

Las características constructivas también nos diferencian del resto de luminarias del mercado, gracias al cristal de seguridad, al chasis de aluminio de alta pureza y a las distintas posibilidades de fijación.

En definitiva, la solución ideal para alumbrado general de naves hasta 7 metros de altura, por su grado de apertura, que permite iluminar uniformemente todo el contorno y no solamente la zona de trabajo, lo que da una mejor calidad visual.

Nave almacén iluminada con campanas de halogenuros metálicos 400 W.

Esta foto está tomada en una nave con alumbrado tradicional entre estanterías de paletización con campanas de halogenuros metálicos de 400 W.

Nave industrial para uso almacén iluminada con campanas led sin driver OVNI 165 W

El cambio es evidente cuando se sustituyen por campanas led sin driver serie OVNI de 165 W BF de 21780 lúmenes reales.

                                                                                           Fdo. César Estañol Amiguet                                                                                            director comercial GEALED                                                        www.ledsindriver.es    gealed@ledsindriver.es